Camino Primitivo

Es la ruta xacobea documentada más antigua, el primero de todos los que se recorren hoy. Fue el que recorrió el rey Alfonso II en el año 813. Sus puntos fuertes son las paradas obligatorias en el centro de Lugo para ver su muralla (Patrimonio de la humanidad) y en varios ayuntamientos de la capital, cuyos paisajes ofrecen al peregrino una experiencia sensorial plena debido a sus ríos, bosques y aldeas. Un camino que enlaza con el Camino Francés.

«Lugo es uno de los puntos elegidos por los caminantes para empezar su peregrinación a Santiago porque se trata de los últimos 100 kilómetros del Camino Primitivo, mucho más accesibles que el recorrido de alta montaña de la primera parte del trayecto, entre Oviedo y Lugo.»

Fragmento de El Progreso, 25/09/2019

LA PEREGRINACION MAS ANTIGUA Y EXIGENTE DEL CAMINO A COMPOSTELA.

Cuando supo que se había encontrado la tumba del Apóstol Santiago, el rey partió desde Oviedo, atravesando la frontera con Galicia y llegando hasta Santiago. Allí ordenó la construcción de una iglesia que con el tiempo se ha convertido en el edificio religioso más visitado de España, tanto por turistas como por peregrinos nacionales e internacionales.

El Camino Primitivo parte desde Oviedo, siguiendo los pasos del monarca y pasa por todos los lugares que dice la tradición que fueron transitados por la comitiva real. Esto quiere decir que este camino es mucho más agreste que el Camino Francés. Es el camino más complicado pero el más vistoso.

La ruta transita por el interior de Asturias y Galicia, siendo en la provincia de Lugo donde el peregrino se encuentra con los municipios de Fonsagrada, Baleira, Castroverde, Lugo capital, Guntín, Friol y Palas de Rei en su paso hacia Compostela, atravesando parajes de una gran belleza natural, plagados de historia y  de patrimonio artístico.

Con la histórica ciudad de Lugo en su centro, hacen que esta ruta merezca estar en el primer lugar de todos los caminos a Compostela.

Fuente: Mundicamino.